Noticias del sector

Iberdrola inaugura el parque de eólica marina Wikinger, con piezas construidas en Navantia y Windar

Iberdrola inaugura hoy el parque de Wikinger, ubicado en Alemania en aguas del mar Báltico y que ha supuesto el primer proyecto eólico marino ejecutado en solitario por el grupo, con una inversión ha ascendido a unos 1.400 millones de euros.
Con una potencia de 350 megavatios (MW), la construcción de Wikinger ha sido todo un desafío para el grupo energético español, puntero a nivel mundial en el desarrollo de eólica offshore, y que ha contado para la construcción de las piezas con el astillero de Navantia y con Windar.
Wikinger es el segundo proyecto en eólica marina en operación de Iberdrola, tras el parque de West of Duddon Sands (WoDs), propiedad conjunta con la danesa Orsted y que fue puesto en marcha en el Mar de Irlanda en 2014 con una capacidad de 389 MW tras una inversión que superó los 1.800 millones de euros.
Conectado desde finales del año pasado a la red eléctrica alemana, donde permite el suministro de energía renovable a unos 350.000 hogares alemanes desde la costa Noroeste de la isla alemana Rügen, el parque reúne los principales ejes de la estrategia de Iberdrola, como son la fuerte apuesta inversora por el desarrollo de las energías renovables, la innovación tecnológica, el crecimiento internacional, el compromiso con la reducción de emisiones o la apertura de nuevos negocios y mercados a sus proveedores.
Además, el proyecto ha supuesto un importante efecto tractor, ya que se han creado 2.000 empleos destinados a la construcción en el puerto de Mukran y en las fábricas donde se han construido todos sus componentes, tanto en Alemania como en España.
En concreto, en su desarrollo han participado empresas como la asturiana Windar, con la construcción de 280 pilotes de 40 metros de longitud, así como la danesa Bladt y la española Navantia, que han fabricado las 70 cimentaciones (jackets) –gran parte en Fene–, o Adwen, que se ha encargado de las turbinas.
Además, una de sus infraestructuras clave ha sido la subestación marina utilizada conjuntamente por Iberdrola y 50Hertz, operador del sistema eléctrico alemán, y que también ha sido construida por Navantia en las instalaciones de Puerto Real.
La energía eólica marina es una de las claves del crecimiento para el grupo presidido por Ignacio Sánchez Galán, sector en el que está acometiendo fuertes inversiones en Reino Unido, Alemania, Estados Unidos y Francia, principalmente.
En Reino Unido, junto a su primer proyecto de West of Duddon Sands (WoDS), está desarrollando el “macroproyecto” de East Anglia One (EAO), que contará con una inversión de unos 2.800 millones de euros y que será uno de los mayores parques eólicos marinos del mundo cuando comience a operar en 2020 con 714 MW.
En Alemania, Wikinger es la primera piedra en el crecimiento en esta tecnología de la energética en el país, que seguirá con los proyectos recientemente adjudicados de Baltic Eagle (476 MW) y Wikinger Süd (10 MW).
Asimismo, Iberdrola también tiene en Francia en fase de desarrollo el proyecto de Saint-Brieuc, ubicado a 20de la costa de la Bretaña francesa.

Fuente:
Diario de Ferrol

0